Beatriz Perez © Mónica R Goya

Beatriz Pérez, de Bodega VidAs, es la presidenta de la Denominación de Origen Protegido Vino de Cangas. Su labor consiste en luchar por dar a conocer el vino de Cangas en España y fuera de nuestras fronteras. Tras más de un año en el puesto, en esta entrevista habla de su querido vino de Cangas y nos da razones para probar y proteger esta joya.

 

¿Desde cuándo eres Presidenta de la DOP Vino de Cangas? ¿Cuál es tu labor al frente de la DOP? 
Fui elegida junto al resto de miembros de la junta directiva actual en la Asamblea general celebrada en diciembre de 2016.
Mi labor es representar la Asociación Vino de Cangas así como defender y promocionar nuestro vino DOP Cangas, nuestra viticultura y nuestras variedades autóctonas y hacer que este proyecto sea atrayente para que se unan más personas y crezca con ellas.

¿Cómo definirías el vino de Cangas? 
Los vinos de Cangas son de corte atlántico, más parecidos a vinos del norte de Portugal, Galicia o sur de Francia que a vinos de la meseta ibérica. Por las características que aportan tanto el clima como el terruño (principalmente de pizarra) los vinos son frescos, con acidez natural que los hacen muy buenos para guarda, son afrutados, de graduación media (entre 12-13º) lo que los hacen fáciles al trago. Al estar elaborados con variedades únicas son vinos originales, exclusivos, de ediciones muy limitadas lo que los hace muy apreciados en sectores expertos por su diferencia , calidad y originalidad.


¿Qué hace al vino de Cangas distinto al resto? ¿Por qué lo llaman viticultura heroica? 
El vino de Cangas es un producto arraigado a la zona suroccidental asturiana, aquí somos gente de vino culturalmente hablando, el vino está presente en nuestras vidas desde siempre y marca el calendario. 
Nuestra viticultura está reconocida con el sello internacional “Viticultura heroica o viticultura de montaña” debido a que nuestros viñedos están asentados en pequeñas parcelas con desniveles mayores del 30% lo que dificulta el cultivo y hace que las labores sean manuales con ayuda de muy poca mecanización (como puede ser un pequeño tractor para cargar las cajas de uva en vendimia). La vendimia es manual y se realiza en cajas de unos 17 kg para conservar la calidad de las uvas durante el transporte hasta su proceso en bodega.

¿Cuántas bodegas hay actualmente en Cangas?
Dentro de la DOP Cangas actualmente hay 5 bodegas: Bodega Antón Chicote, Bodega Chacón Buelta, Bodega Monasterio de Corias, Bodega VidAs y Bodega Vitheras

Cangas+wine+grapes © Monica R Goya

¿Qué tipo de uva se cultiva en la zona? Hay uvas autóctonas? Qué es lo más complicado de hacer vino en una zona como Cangas?
En nuestra DOP Cangas contamos con cuatro variedades autóctonas: Albarín Blanco, Albarín Negro, Verdejo Negro y Carrasquín.  También se cultivan otras variedades comunes a otras zonas de producción principalmente Mencía y Blanca Extra.
La dificultad de elaborar vino en nuestra zona viene de la mano del tipo de viñedo y de bodega. Los viñedos son pequeñas parcelas, no hay grandes extensiones de viñedo como en otras zonas vinícolas españolas, además el trabajo en el viñedo es manual y esto encarece mucho el cultivo, el precio medio de kilogramos de uva de Cangas ronda los 1,50€. El tamaño de las bodegas es pequeño, somos bodegas familiares que cuidamos esmeradamente cada uno de nuestros vinos, podríamos decir que elaboramos vinos artesanales de ediciones limitadas. Al no ser una zona de elaboración grande todo se encarece, el transporte, las notellas,las etiquetas, la comercialización, etc.


¿Puedes resumir la historia del vino de Cangas? (los primeros que lo cultivaron, el Monasterio, etc)
La Tradición enológica de la comarca suroccidental de Asturias se remonta al siglo IX. Con el surgir de los primeros monasterios asturianos se produjo la evolución agrícola que llevó al mayor aprovechamientos de los suelos disponibles, ocupando la vid parte de ese terreno. La necesidad litúrgica de esas comunidades resultó decisiva para el desarrollo de la viticultura.
Tras la fundación del monasterio de San Juan Bautista de Corias en el siglo XI, la superficie dedicada al cultivo de viñedo empieza a multiplicarse y esta tendencia se mantendría hasta el siglo XIX. El viñedo de aquella época ya presentaba muchas de las características que le confieren la singularidad que hoy encontramos en él.
Con la aparición de la minería el viñedo sufrió un abandono generalizado que llevó a casi la desaparición del cultivo en la zona. Hace unos 20 años se inició un proceso de recuperación que poco a poco se está consolidando y ha sido la semilla de lo que hoy se reconoce como la Denominación de Origen Protegida Cangas. 

¿Hay algún proyecto que incentive el enoturismo en la zona? Hay algún viñedo abierto para visitas? 
Alguna de las bodegas actuales en la DOP Cangas ofrecen visitas tanto a los viñedos como a la bodega donde se explican las características del cultivo como de la elaboración de los vinos.

Cangas+de+Narcea.jpeg © Monica R Goya


Algunos productores han hecho una gran labor de recuperación de viña antigua, ¿cómo ves el futuro del vino de Cangas?
Se ha hecho una labor enorme por recuperar viejos viñedos que actualmente están en producción así como mejorar las técnicas de cultivo y hacer nuevas plantaciones con las variedades autóctonas. Creo que el proyecto “vino de Cangas” es un proyecto atrayente, hay gente joven que está decidida a plantar y a crear nuevas bodegas. Para una zona deprimida como es el suroccidente asturiano, sobre todo después de la crisis de la minería, el vino de Cangas puede ayudar a desarrollar la zona, a fijar población y a crear empleo, cosas que por desgracia son muy necesarias.

Fuera de Asturias, ¿dónde se puede conseguir el vino de Cangas? 
Las bodegas exportan a países como Estados Unidos, Japón, resto de Europa como Holanda, Inglaterra etc.
Dentro de España se puede encontrar vino de Cangas en Madrid, Barcelona y en otras regiones.

¿Puedes recomendar algunas botellas de vino de Cangas? 
Como presidenta de la DOP Cangas recomiendo todas y cada una de las botellas que se producen bajo el nuestro sello garantizadas con la contraetiqueta oficial que nos informa y asegura que el vino que se está comprando es un vino elaborado en la zona de producción y con las variedades de uva que se cultivan en los viñedos de viticultura heroica de nuestra zona.  Es muy importante comprobar dicha contraetiqueta ya que es la única garantía que tiene el consumidor sobre el origen del vino y de las uvas del que está elaborado.

vino+de+Cangas+vineyard.jpeg © Monica R Goya

 

 

 

 

 

 
 
 
Arándanos de Caxigal, Grandas de Salime - © Monica R Goya

Asturias es tierra de arándanos, su climatología y su suelo fértil son perfectos para cultivar estos deliciosos frutos.

Los arándanos silvestres no son difíciles de encontrar en el Occidente de Asturias. Yo aún recuerdo cuando un viaje a Occidente era un buen trecho –no como ahora que la autopista te permite estar en Navia desde Oviedo en menos de una hora- y en verano parte de la aventura era pararse a recoger arándanos y luego hacer mermelada con ellos. 

Arándanos de Caxigal, Grandas de Salime - © Monica R Goya

Lo complicado es saber dónde ir a buscarlos, pero si estás de excursión por el Occidente, merece mucho la pena parar en la finca de pequeños frutos de la cooperativa Caxigal, cerca de Grandas de Salime. Esta plantación es un complemento al buen trabajo de conservación y defensa del medio ambiente que hacen desde la cooperativa, además de un apoyo para aquellos valientes que optan por el medio rural como forma de vida.  

Arándanos de Caxigal, Grandas de Salime - © Monica R Goya

Allí hablamos con Manuel, que nos explicó que en sus dos hectáreas tienen seis variedades de arándanos y gracias a esto recogen frutos desde mediados de junio hasta octubre. La plantación tiene diez años y llevan recogiendo fruta siete. De los 17.000 kilos que recogen gran parte se va para el extranjero: Francia, Reino Unido, Holanda… 

Arándanos de Caxigal, Grandas de Salime - © Monica R Goya

Los arándanos que probamos allí son deliciosos, llenos de sabor y con esa frescura que solo la fruta recién recolectada tiene. Además, cultivan los arándanos de forma natural y con uso mínimo de químicos. La temporada de arándanos va de junio a octubre y además de estar deliciosos frescos, su gran calidad los hace perfectos para hacer mermeladas. 

 

Caxigal
El Chaelo s/n 33730 Grandas de Salime

 
 
 
Gueyu Mar sardines - © Monica R Goya

El restaurante Güeyu Mar es uno de los grandes favoritos de Asturias. Situado a cinco minutos andando de la espectacular playa de Vega, en Ribadesella, su localización es tan increíble como la comida que sirven directamente de su parrilla.  

Gueyu Mar Sardines - © Monica R Goya

Pero hoy no toca hablar del restaurante, hoy toca hablar de lo que puedes comprar para seguir disfrutando de su savoir faire después de tu visita. Sus sardinas. Aceite de oliva y sardinas, eso es todo. Puede que suene sencillo pero la realidad es que les llevó más de un año desarrollar la fórmula para respetar las sutilezas de su parrilla y adaptar el sabor, el aroma y la textura de las sardinas para presentar en conserva.

Gueyu Mar Sardines - © Monica R Goya

Este pequeño tesoro está disponible para llevar y te recomiendo que lo hagas. No solo para probar las que seguramente estén entre las mejores sardinas en lata que habrás comido nunca, sino también para viajar de vuelta a Asturias, a sus playas eternas y a su cocina con alma.

Playa de Vega © Monica R Goya
 
 
 
Cubiletes de Amalia - Foods from Asturias

Detrás de cada receta familiar hay amor. Amor sencillo y puro. Y queridos recuerdos. Los cubiletes son ya una gran tradición en mi familia y es una de las recetas más queridas que tengo. Cada año, el 23 de Diciembre, Amalia y mi madre se reunían para hacer cubiletes y casadielles para Nochebuena. Los papeles en la cocina siempre eran los mismos: Amalia al mando, mi madre de sous chef y yo de observadora.

Amalia fue tan generosa que compartió su receta con nosotros hace más de treinta años. Todo comenzó cuando ella, con su gran corazón, le daba a mi padre -en aquella época su vecino- cubiletes y casadielles en Navidad. Cuando él se casó, ella le enseñó todos los trucos a mi madre y además compartió su receta con ella. Amalia era una de las personas más cariñosas, bondadosas, humildes y respetuosas que he conocido. No era mi abuela, pero yo la quería como si lo fuera. Me rompe el corazón que hoy estemos haciendo los cubiletes sin ella, que no tengamos su sonrisa que sola iluminaba una habitación, sus palabras atentas, su experiencia liderando la sesión de horneado. Pero el encanto de las recetas familiares es que mantienen la esencia de la persona que te las da mucho después de que ésta se haya ido. Hoy ella no está aquí, pero está de algún modo. 

Cubiletes de Amalia - Foods from Asturias

Merce, la hija de Amalia, ha sido muy generosa y me ha dejado compartir la receta de su madre con el mundo y le estoy muy agradecida. Tú si la pruebas también lo estarás.


Cubiletes, receta paso a paso

Moldes para cubiletes
Ingredientes para 24 cubiletes aprox.
 

Ingredientes para el relleno
250g almendras molidas -si las puedes tostar y moler ese mismo día mejor-
250g azúcar
2 huevos, batidos
8 cucharadas de vino blanco
Azúcar glas para decorar

Ingredientes para la masa
500g harina
2 cucharaditas de levadura Royal
160g azúcar
1 huevo, batido
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
250g mantequilla sin sal a temperatura ambiente
3 cucharadas de vino blanco

Cubiletes de Amalia - Foods from Asturias

Prepararemos primero el relleno porque hay que dejarlo reposar. En una fuente mediana, mezcla bien todos los ingredientes con cuidado sin revolver demasiado. Una vez tengas una pasta suave déjalo reposar mientras hacemos la masa.

Para la masa, en una fuente mediana, mezcla la harina y la levadura. En una fuente grande, mezcla el azúcar y el huevo hasta tener una crema amarilla suave. Añade la mantequilla, el vino blanco y el aceite de oliva y revuelve bien. Después añade lentamente la mezcla de harina y levadura mientras revuelves con una cuchara de madera. Sabrás que la masa está lista cuando no se pegue y la puedas trabajar bien con tus manos.

Cubiletes de Amalia - Foods from Asturias

Precalienta el horno a 180C.

Coge una pequeña pelota de masa del tamaño de una nuez y métela en el molde para cubiletes. Con tus manos, extiende la masa por los bordes y el fondo del molde en una capa muy fina. Cuanto más fina mejor. La masa tiene que cubrir toda la superficie interior del molde sin ninguna grieta. Una vez esté bien extendida en una capa fina añade el relleno de almendra con una cucharita. Hay que tener en cuenta que el relleno va a subir cuando lo horneemos, por eso es necesario dejar espacio y no rellenarlo hasta arriba.

Cubiletes de Amalia - Foods from Asturias

Hornea durante 15 - 20 minutos, sin quitarle el ojo para que no se queme.

Déjalos enfriar y antes de servir espolvorea el azúcar glas para decorar.

Cubiletes de Amalia - Foods from Asturias
 
 
 
membrillo - Monica R Goya

Puede que Turquía sea el país que lidera la producción de membrillos, pero en el norte de España tampoco lo hacemos mal y no es difícil encontrar esta fruta típicamente otoñal.

cesta de membrillos - Monica R Goya

Los membrillos son originarios del sudoeste asiático y se cree que la palabra mermelada se refiere originariamente a mermelada de membrillo, del portugués, marmelo, que significa membrillo.

Los membrillos son una de mis frutas favoritas, tan delicados y especiales, solo aptos para esos que se esfuerzan lo suficiente, ya que cruda es prácticamente incomestible por ser muy dura y muy amarga. Sin embargo, hubo una época durante mi niñez que odiaba los membrillos. Esa palabra para mí solo significaba una cosa: horas y horas revolviendo frente a una enorme cacerola. Mi madre, mi padre y yo nos turnábamos para revolver. Y estar ahí al pie del cañón con los membrillos hirviendo es un asunto peligroso, la salpicadura de membrillo es muy dolorosa así que mucho cuidado. ¡Y de aquella ni siquiera me gustaba el dulce de membrillo!

bandeja con dulce de membrillo - Monica R Goya

Por suerte en algún momento me empezó a gustar y cada vez que pasaba al lado de los membrillos de mi madre podía casi oler el suave y aromático dulce de membrillo que hacemos cada año al principio del otoño, cuando los árboles están cargados de fruta.

Afortunadamente mi madre actualizó su receta hace algunos años y el remover y remover se ha acabado. Ahora se pasa por la batidora y listo. A veces ella, presa de la nostalgia, hace el dulce siguiendo el método antiguo, echando horas y horas. Yo tengo que admitir que no es mi caso.

membrillo en el árbol - Monica R Goya

Dulce de membrillo

Nada refleja mejor el sabor del otoño en Asturias que el membrillo servido con alguno de nuestros excelentes quesos azules, Cabrales o Gamonéu. A mí me encanta sobre una rebanada de pan de masa madre de escanda asturiana o de centeno.


Con estas cantidades obtendrás dos piezas rectangulares de tamaño medio

Ingredientes
1kg de membrillos cortados y sin corazón
700g azúcar
Zumo de un limón

Dos recipientes con tapa con la forma que elijas

Lava muy bien los membrillos –no los vamos a pelar-, quítales los corazones y pártelos en trozos medianos con un cuchillo afilado. Ponlos en una cacerola grande junto con el azúcar y el zumo de limón y déjalos macerar durante 24 horas.

membrillo macerando - Monica R Goya

Al día siguiente verás que el azúcar se habrá disuelto, convirtióndose en un aromático sirope con notas de limón. Pon la mezcla en una cacerola a fuego medio hasta que hierva y después baja el fuego y déjalos unos 45 minutos más o hasta que veas que están tiernos. Para entonces la pasta tendría que ser de un color rojo oscuro tirando a amarronado. Pasa por la batidora y ponlos en un recipiente. Deja que se enfríe y después tápalo el recipiente asegurándote de que está cerrado herméticamente. Durará al menos un año*, pero cuando lo abras, guárdalo en la nevera.

membrillo y queso gamonéu - Monica R Goya

*Con esta cantidad de azúcar claro que dura un año, o para siempre!
**Hay quien utiliza la misma cantidad de membrillos que de azúcar, a nosotros no nos gusta extremadamente dulce, pero si lo prefieres más dulce, echa un kilo de azúcar por cada kilo de membrillo.