rula de Aviles - Monica R Goya

¿Hay muchas razones por las que pondrías el despertador a las cuatro de la madrugada? A mí no se me ocurren muchas, pero la mañana en la que visité la rula de Avilés tuve que hacerlo. Si quería ver la acción tenía que estar allí temprano. Muy temprano.

Por la rula de Avilés pasa más o menos el 80% del pescado que se consume en Asturias, que son unas 15.000 toneladas al año. Situada en un complejo moderno que ocupa 17.000m2 a orillas de la ría de la ciudad, desde su muelle se ve uno de los edificios más famosos de Avilés, el espectacular Centro Niemeyer. Este centro cultural fue un regalo del desaparecido arquitecto brasileño Oscar Niemeyer y merece la pena tomarse un tiempo para explorarlo. 

Volviendo a la rula, algunos de los peces que puedes ver son tan frescos que parece que aún están vivos. Ver lo que pasa con los peces desde que se descargan del barco hasta que se meten en la furgoneta de los pescaderos, un proceso que es cuestión de unas horas, fue particularmente interesante. La rula de Avilés está a la última, es muy moderna y las pantallas y los mandos a distancia han sustituido a los que cantaban el precio del pescado. Quizás esto le reste encanto pero el hecho de que el proceso esté tan automatizado contribuye a eliminar riesgos sanitarios. Si te gusta la mar y el pescado, la rula es un buen sitio en el que perderte.

Durante los meses de verano (1 de julio - 29 de agosto) la rula ofrece visitas guiadas que duran una hora y media -y a horas civilizadas, normalmente por la tarde- y en las que se explica con todo detalle el funcionamiento de este mercado gigante. Las visitas son gratuitas y es imprescindible reservar.

Rula de Aviles - Monica R Goya
Rula de Aviles - Monica R Goya
Rula de Aviles - Monica R Goya
Rula de Aviles - Monica R Goya
Rula de Aviles - Monica R Goya
Rula de Aviles Monica R Goya
Rula de Aviles - Monica R Goya
Rula de Aviles - Monica R Goya
Rula de Aviles - Monica R Goya

Rula de Avilés
Av. Conde de Guadalhorce, 0, 33401
Avilés, Asturias
+34 985 56 51 90

 
 
 

Cangas de Onís, un mercado histórico

El mercado de Cangas ofrece una radiografía excepcional de la cultura gastronómica asturiana

Read in English


Cangas de Onís está situada en un valle de un verde que hipnotiza, en el oriente asturiano, a los pies de los Picos de Europa. Cangues, su topónimo asturiano y el nombre utilizado por la mayoría de locales, ostenta el título de ciudad y fue hasta el año 774 la capital del Reino de Asturias. Por eso no es de extrañar que la réplica de la Cruz de la Victoria (la original se encuentra en la Cámara Santa de la catedral de Oviedo) cuelgue orgullosamente del Puente Romano y sea uno de los iconos más reconocibles de Asturias.

La leyenda dice que el Rey Pelayo llevaba su interior de madera con él en la Batalla de Covadonga, cuando junto con sus paisanos consiguió derrotar al ejército islámico que dominaba entonces el resto de la Península Ibérica. En retrospectiva, los historiadores consideran esa batalla el comienzo de la Reconquista.

Los primeros documentos que registran actividad en el mercado de los domingos en Cangas se sitúan en la época medieval. Asimismo, Jovellanos, una de las grandes figuras de la Ilustración, describe este mercado en sus Diarios, escritos a finales del siglo XVIII y publicados por primera vez en 1915, destacando que los domingos en el mercado había "mucha gente y mucho movimiento".

Con una población por debajo de 7.000 habitantes, el número crece considerablemente los domingos ya que este es con mucho el mercado más popular de la zona. El mercado esta situado en el centro del pueblo, en las inmediaciones del Palaciu Pintu y la iglesia de Santa María, en un espacio abierto. Una parte del mismo se localiza bajo unos soportales enmarcados en arcos y es ahí donde está la acción. Aunque hay puestos en los que se vende ropa y productos de todo tipo, este es principalmente un mercado de agricultores y productores locales y por tanto una oportunidad única para observar de un vistazo lo que es la cultura gastronómica asturiana.

La mayor parte de la comida que se vende en el mercado de Cangues es cultivada y producida localmente y muchas veces por la misma persona que te vende el producto. Es una gran oportunidad para mezclarse con los locales, que hablan de las propiedades de su producto encantados. Desde fruta y verdura fresca y de temporada, hasta miel orgánica, embutidos, patés de marisco, legumbres asturianas (si eres fan de la fabada, este es un buen sitio para comprar los ingredientes a un precio razonable), avellanas locales (hay cinco variedades de avellanas únicas de esta tierra), Asturcilla, mermeladas, conservas, pan (el de escanda asturiana es espectacular) y postres caseros (busca frixuelos o casadielles), la calidad es superior cojas lo que cojas. Y sin duda el gran protagonista es el queso.

El queso es el producto que predomina en el mercado y razón suficiente para ir hasta Cangues. Asturias es un destino quesero y con más de 40 quesos diferentes en su territorio, no es de extrañar que también se la conozca como "el país de los quesos". Si vas a Cangues, los tres quesos que debes probar son estos:   

Gamonéu DOP

Cabrales DOP

Beyos IGP

Todos ellos se producen en la zona de los Picos de Europa y sus alrededores. Cabrales es el queso asturiano por antonomasia, producido en el concejo homónimo y en tres municipios de Peñamellera Alta, es el más internacional de los tres. El Gamonéu es nativo de Cangues y a pesar de su increíble calidad, todavía es para muchos un desconocido. Es un queso azul, ligeramente ahumado y con un sabor rico y fuerte que es difícil de superar. Los Beyos se produce en Ponga y Amieva y esperemos que la Indicación Geográfica Protegida pronto se convierta en DOP (Denominación de Origen Protegido). 

Por supuesto hay docenas de quesos disponibles de otras partes de Asturias, desde el Occidente (Oscos, Taramundi) hasta el Oriente (Vidiago, Pría) que también merece la pena probar. 

La mejor época para visitar: Si estás interesado en el queso, Octubre es cuando tienen lugar la mayor parte de los festivales queseros. Además, si vas en esas fechas tendrás la oportunidad de probar las ablanes (avellanas) asturianas, (existen al menos cinco variedades locales que únicamente se dan en Asturias), e incluso, si coincide con el primer fin de semana de Octubre acercarte al Festival de la Avellana, que se celebra en Infiesto (a 27 km de Cangas).